Páginas vistas en total

lunes, 27 de octubre de 2014

Sillas malas y buenas

A lo largo de mi vida, me he sentado en muchas sillas. Algunas han sido mas dolorosas, otras mas suaves, unas han sido de metal, otras de madera. Recuerdo que una vez estuve sentado en una silla durante mas de 4 horas. Una etapa de mi vida que no me gusta recordar.

Pero hoy, gracias a toda la experiencia que he obtenido al reposar mi trasero sobre todos los tipos de sillas, voy a realizar un top de todas ellas, empezando por la peor y acabando por la peor. EMPECEMOS.


La silla de coche. Es una de las peores sillas del mundo a mi parecer. Ésta silla provoca severos traumas cerebrales y dolores en la espalda, y además, tiene ciertos poderes mágicos que hacen que te marees en el coche.













La silla de escritorio. Esta silla es bastante cómoda, una bastante buena. Proporciona mucha movilidad ya que lleva incorporadas unas ruedas, cosa que nos provee de entretenimiento mientras nos aburrimos sentados en ella. La única desventaja, sería que al girar demasiado produce un efecto de mareo bastante severo.












El sillón. El típico sillón, ese con el que has pasado tantas horas de tu vida mirando la tele en tu salón, ese sillón tan perfecto, tan suave y blando, del color que tu quieras. Sí, el sillón de toda la vida. No hay mejor objeto para sentarse que este. Sin lugar a dudas, el mejor invento del hombre desde el calcetín.